¡Vamos a sacarle el jugo al conocimiento! Y con sacarle jugo significa hablar del origen de la Economía Naranja.

Desde 2001, John Howkins inicia hablando sobre la Economía Creativa, en el que muestra unas características típicas de las personas e iniciativas que se encuentran dentro de este sector: 

  • Los productos se distinguen por sus cualidades únicas, y no solamente por su funcionalidad y precio.
  • Posee una gran incertidumbre en cuanto a qué productos funcionarán y cuáles desean los clientes.
  • El rápido progreso del conocimiento y la sociedad hacen que el factor tiempo sea crucial.
  • Los trabajadores creativos valoran fuertemente el motivo y significado de su esfuerzo, más allá del crédito económico y social.
  • La economía creativa exige un enfoque de trabajo multidisciplinario.

Basado en estas características, la UNESCO definió 3 sectores que componen la Economía Naranja:

1. Herencia cultural

2. Creatividad y medios

3. Creaciones funcionales

En la actualidad, Tan sólo en América Latina este sector produce al menos 177,000 millones de dólares cada año y en todo el continente americano esta cifra llega a los 1,932,000 millones,​ generando cerca de 23.3 millones de trabajos. El país que más contribuye a este número es Estados Unidos, donde se estima que estas industrias generaron 1,664,000 millones de dólares en 2013 (equivalente al 11.2% del PIB​). En Canadá se estiman en 93,000 millones de dólares, de acuerdo a un reporte hecho por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Esto, es solo un abrebocas de la conceptualización de la Economía Naranja y su desarrollo a la actualidad. Es en entonces el momento de preguntarnos ¿Para dónde vamos? y la respuesta es que vamos a un mundo en el que particularidad de cada ser va a ser un factor fundamental para construir nuevas formas de mercado que se piensan más allá de la producción industrial y se vaya hacia nuevos mercados que incluso serán transnacionales y cooperativos, desde diferentes disciplinas.

Estamos ahora en una época de ser CO, esto implica ser CO-creadores, CO-equiperos, CO-laborar, CO-mpartir y esto, es compartir partes de la propiedad intelectual de cada uno para crear iniciativas que trascienden realidades y contribuyan a la construcción de país desde una perspectiva asociativa.

Uno de los primeros ejemplos que hay en el mundo asociados a la Economía Naranja, es el programa de Australia llamado Creative Nation, este programa se enfocó en crear una identidad, luego se definió el arte y la cultura y, finalmente, se tiene en cuenta a la cultura como una parte de la economía.

Y esto último, es gran base de lo que muchas personas que trabajan en el sector de las TIC quieren hacer en sus regiones y no hay nada mejor que encontrar un espacio en el que se pueden compartir experiencias y conocer personas que aporten para la construcción de nuevos espacios que contribuyan al bienestar social.

Una de las iniciativas que esta generando apoyos en este tema es el Congreso Naranja,el cuál quiere mostrar a las personas que hay una gran oportunidad para que las ideas dejen de ser ideas y se conviertan en realidades. así que es hora de sacarle el jugo a las ideas y al aprendizaje, por lo que será un momento de reinventar la economía y la sociedad para solucionar problemas de la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here